Poner primero lo primero, un hábito de éxito

¿Sabías que aprender a priorizar tus tareas es una de las bases de la productividad? ¿Te gustaría saber cómo puedes poner primero lo primero?

Hoy voy a hablarte de uno de los hábitos más importantes para conseguir ser una emprendedora productiva.

Este hábito, por supuesto, no lo he inventado yo, creo que todo lo que sé sobre este lo aprendí de uno de los grandes, Stephen Covey, autor del best sellerLos siete hábitos de la gente altamente efectiva“.

Este hábito habla simple y sencillamente de aprender a priorizar lo que es verdaderamente importante cada día y, aunque ya escribí un artículo sobre cómo priorizar tareas en el trabajo que te recomiendo leer, en el artículo de hoy quiero profundizar sobre la relevancia que tiene darle valor a las áreas importantes de tu vida.

Este hábito, como todos, requiere de disciplina y constancia. No obstante, cuando lo consigues que forme parte de tu rutina, vas a ser capaz no solo de tomar mejores decisiones sino que, además, esas decisiones te proporcionaran tranquilidad y paz mental.

Dicho esto, sigue leyendo para conocer en profundidad todo lo que conlleva este hábito.

≫ Qué es poner primero lo primero

Cuando hablamos de poner primero lo primero, no solo me refiero a las tareas que tengas que realizar en tu área laboral, pretendo que seas capaz de conocer todas las áreas relevantes en tu vida y tomes consciencia de lo que es más importante en cada una de ellas.

Así pues, vas a aprender a ver qué actividades de tu vida personal, familiar o social son las que hay que empezar a priorizar. Obviamente el área laboral es una de las más importantes pero no es la única, ¿verdad?.

Por ello, me gustaría que hicieras un pequeño ejercicio de visualización y pensaras en cómo sería para tu una semana ideal.

  • ¿Qué harías en tu semana ideal?
  • ¿Con quién te gustaría pasar tu tiempo?
  • ¿Qué actividades te gustaría hacer en tu tiempo libre?
  • ¿Practicas algún hobby?

Quiero recordarte esta frase:

“Todas las cosas se crean dos veces. Siempre hay una primera creación mental y luego una creación física.

Stephen Covey

Por tanto, si todo se crea dos veces y la primera creación es mental, es importante que empieces a salir de la zona de la que estás ahora mismo (sea de confort o no) y empiezas a imaginar la vida que realmente quieres tener.

≫ Cómo poner primero lo primero

Una vez que sepas que actividades son importantes para nosotros: pasar tiempo con seres queridos, leer, nadar o meditar, el siguiente paso, tal y como diría Covey es pasar a la creación física.

Muchas veces creemos que esta segunda creación es una utopía, pensamos que tener una vida en la que haya tiempo para el ocio y disfrute es casi impensable, parece que nunca llega el momento para ello.

Precisamente por esta razón, la clave para empezar a poner primero lo primero en nuestra vida es planificarlo. Si no lo planificamos nunca le daremos el valor y la importancia que merece.

Paseo en familia

El objetivo es conseguir hacer una planificación semanal donde primero empieces agendando lo que es importante para ti en el resto de áreas que no sean la laboral. Por ejemplo, planifica cuándo vas a meditar, qué día de la semana lo dedicarás a pasar tiempo con tus seres queridos o cuándo vas a practicar el deporte que te gusta.

Una vez que tengas planificadas estas actividades ahora sí podrás pasar a planificar las actividades laborales en los huecos que queden libre.

¿Por qué este es el orden correcto?

Porque si tú no le das importancia y prioridad a estos aspectos cuando planifiques tu semana, nunca llegará el momento de realizarlos, tu mente siempre te pondrá tareas laborales que parezcan más importantes y/o urgentes.

≫ Beneficios de poner primero lo primero

Si te soy honesta, casi podría escribir un libro hablando sobre los beneficios que se obtienen cuando empiezas a priorizar actividades que te hacen feliz. Sin embargo, te voy a dejar alguno de los beneficios que, para mí, son importantes:

  • Aumenta tu nivel de satisfacción, pues podrás dedicar tiempo a actividades que te hacen feliz.
  • Obtienes mejores resultados laborales, al estar más satisfecha aumenta tu rendimiento laboral.
  • Aumenta tu productividad, ya que podrás atender a las áreas importantes de tu vida.
  • Disminuyes el estrés porque tendrás la sensación de que las cosas están bajo control.
  • Aprenderás a delegar actividades con las que no disfrutas.
  • Priorizas tu tiempo libre y las actividades personales.
  • Aumenta tu buen humor dado que no estás todo el día trabajando.

≫ Conclusión

Como has podido ver, en este artículo no quería hablar tanto de hacer o conseguir más, sino que quería hacerte ver que muchas veces, para ser productiva simplemente tenemos que hacer lo correcto en el momento correcto, ¿no crees?

Ahora te toca a ti, ¿qué actividades vas a empezar a priorizar desde hoy mismo?

¡Te leo en los comentarios!

Otros contenidos seleccionados para ti

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba