Cómo ejercitar el hábito de ser tu mejor versión

¿Te gustaría sacar todos los días tu mejor versión?

Muchas de nosotras tenemos a veces comportamientos de los que no estamos orgullosas.

Es posible que sea porque hayas dado una mala contestación, tenido un comportamiento “negativo” con otras personas o, simplemente, porque no hayas actuado como te hubiera gustado ante una determinada situación.

Durante mucho tiempo he considerado que soy una persona impulsiva y que a veces debería pensarme las cosas dos veces antes de hablar.

Te puedes imaginar que he tenido comportamientos que no me han hecho sentirme orgullosa de mi misma. Todo lo contrario, más de una vez me he sentido arrepentida por haber herido los sentimientos de una persona o, incluso, los míos.

Dado que es algo que nos pasa a la gran mayoría de nosotras, quería dedicar este artículo a contarte mi experiencia y cómo he conseguido yo incorporar el hábito de ser mi mejor versión.

Mejor versión

Las dos batallas

Bajo mi perspectiva, cuanto tenemos que hacer frente a una situación, tenemos dos “batallas” internas a las que hacer frente.

💢 La primera batalla

Cuando nos encontramos ante una situación determinada y nos toca actuar, muy probablemente tu respuesta dependa mucho de si te agrada o no esa situación.

Yo lo veo como si tuviéramos que atender una “batalla” interna. Tenemos una vocecita interna que nos dice que soltemos todo sin filtro y, otra vocecita que quiere que seamos cautas y pensemos la respuesta.

Depende de tu entrenamiento mental y, por supuesto, de cómo te afecte la situación a la que te tienes que enfrentar, unas veces escucharás a una de las vocecitas y otras veces escucharás a la otra.

Para mí, esta es la primera batalla que tenemos a nivel interno. Unas veces gana la batalla una de las voces y otras veces gana la otra.

Por tanto, unas veces te sentirás orgullosa de tu respuesta y, otras veces no.

💢 La segunda batalla

La segunda batalla viene cuando ya has actuado ante una situación y vuelves a tener dos voces internas.

Si te sientes orgullosa de tu reacción, es posible que tu vocecita interna te diga que lo has hecho muy bien. No obstante, si no te sientes nada orgullosa de tu reacción, empieza tu segunda batalla.

Esta vez, tu vocecita te empieza a decir cosas como:

  • “Eres una mala persona por haber actuado así”
  • “Se te ha ido de las manos”
  • “Vaya respuesta acabas de dar”
  • “Estás haciendo daño a otros”

Lo que empieza a ocurrir es que el sentimiento de culpa aparece y, por ende, aparece también el arrepentimiento.

Cuando detectas tus dos batallas internas, es mucho más sencillo pasar a la estrategia que yo llevo a cabo para ejercitar el hábito de ser mi mejor versión.

Batalla interna

Cómo ejercitar el hábito de ser tu mejor versión

Para explicarte mi estrategia, voy a compartir contigo los 3 pasos que yo utilizo para ejercitar el hábito de ser mi mejor versión.

🔸 Paso 1: Toma de Consciencia

Lo primero que hago es tomar consciencia de en qué situaciones no actúo como me gustaría. Para realizar este primer paso simplemente llevo una libreta donde me apunto todas aquellas situaciones que me suelen sacar de mis casillas.

Hay algunas que ya tengo muy identificadas y las anoto antes de que vuelvan a ocurrir, pero siempre hay más de las que pensamos.

Anota todas aquellas situaciones que te molestan y que te hacen actuar de una forma “inapropiada”.

🔸 Paso 2: ¿Cómo actuaría la mejor versión de mi ante esta situación?

El segundo paso llevo a cabo es coger esa lista de situaciones que me sacan de mis casillas y anoto una por una, una posible respuesta que pueda dar respondiendo a esta pregunta:

¿Cómo actuaría la mejor versión de mi misma ante esta situación?

Cuando tengas clara la respuesta, simplemente la anotas.

Te pongo un ejemplo personal: a mí antes me sacaba de mis casillas que una persona levantara la voz, mi respuesta era hablar mal a esa persona o, incluso, levantar yo también la voz.

Cuando me pregunté, ¿cómo actuaría la mejor versión de mi misma ante esta situación? Obtuve dos respuestas

La primera era para las personas de mi entorno, las que quiero. Decidí que si me encontraba ante un familiar o amigo que estuviera levantando la voz, mi mejor versión hablaría con esa persona (posiblemente en privado) y le diría, con todo el amor del mundo, que me está resultando incómodo escucharle alterado y que su mensaje lo captaríamos mejor si nos lo decía de una forma amable.

La segunda respuesta era para aquellas personas que no tienen nada que ver conmigo pero que coincidimos y empieza a levantar la voz. Ante esta situación que antes me alteraría y le diría cuatro cosas a esa persona, decidí que mi mejor versión se iría y seguiría su camino sin dejar que ni siquiera le afecte.

Como ves, salen cosas muy interesantes y positivas al responder esa pregunta. Sin embargo, no basta solo con responder la pregunta sino que hay que llegar al tercer paso.

🔸 Paso 3: Ponerlo en práctica

El último paso es pasar a la acción. Por ello, es importante que empieces a practicar lo antes posible esa respuesta que has escrito que daría tu mejor versión.

Tómatelo como un juego, cuando vuelvas a enfrentarte a una situación que te altera, piensa en la respuesta que daría tu mejor versión y practícala. Mientras más la practiques más pronto notarás los resultados.

Si te soy sincera, a día de hoy ejercitar el hábito de ser mi mejor versión me da mucha paz mental. Siento que ya no estoy a la defensiva con todo y que, simplemente, acepto que las personas son como quieren ser, pero yo también tengo el poder de elegir cómo quiero ser.

Y tú, ¿sabes ya cómo quieres ser?

¿Te gustaría convertirte en tu mejor versión?

¡Me encantará leer tu respuesta en los comentarios! 🤨

Otros contenidos seleccionados para ti

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba