El síndrome de la Parálisis por Análisis

¿Quieres saber cómo hacer frente al síndrome de parálisis por análisis? ¿Te gustaría tener herramientas para eliminar este síndrome de tu día a día?

Solo tú conoces el motivo por el cual decidiste emprender y poner tu don al servicio de los demás. Estoy convencida de que sea cuál sea tu negocio, vas a poder ayudar a muchas personas.

Sin embargo, si estás leyendo este artículo, es probable que te hayas sentido perdida más de una vez.

Cuando nos sentimos perdidas, entran nuestros miedos e inseguridad al ataque. Creemos que no tenemos la situación bajo nuestro control o que no sabemos lo suficiente sobre un tema determinado.

Se podría decir que entras en un círculo vicioso en el que necesitas saber lo máximo posible, pero sin ejecutar tareas que te lleven a obtener resultados concretos, es decir, te quedas atrapada en analizar.

Afortunadamente, tengo una buena noticia: puedes aprender a pasar a la acción sin quedarte atrapado en la parálisis por análisis.

Parálisis por análisis emprendedora

Síntomas de que tengo el Síndrome de Parálisis por Análisis

Es posible que tengas dudas sobre si realmente lo que te ocurre es que te encuentras paralizada analizando información.

Has de saber que es un síndrome muy común en personas que son muy activas y curiosas. Por esta razón, quiero compartir contigo 5 síntomas claros que indican que este síndrome se ha apoderado de ti:

  • Pasas más tiempo leyendo y buscando información que actuando.
  • Sientes constantemente dudas sobre qué deberías hacer y debería ser el siguiente paso a dar.
  • Sientes que cada vez lees y aprendes más pero nunca es suficiente.
  • Aparece el miedo al fracaso cuando crees que puedes tomar una decisión equivocada.
  • En el fondo estás buscando que todo sea perfecto, deseas tener una perfección que en la vida real no existe.

Una frase que ha servido como brújula en mi vida es:

“El conocimiento nos hará libres”

Sócrates

Y, sin duda, el cocimiento es poder, soy partidaria de pensar que puedes aprender todo lo que realmente quieres y deseas, pero como todo, hay un límite.

Es obvio que mientras más información mayor probabilidad de éxito tenemos. No obstante, el exceso de información puede volverte contraproducente y generar ansiedad, parálisis, indecisión e insatisfacción.

3 Efectos de la Parálisis por Análisis

Una vez que detectes la causa por la cual te encuentras sumergida en una parálisis por análisis, es importante que conozcas los efectos que puede tener no ponerle solución.

A continuación, comparto contigo los 3 efectos más comunes:

≫ El miedo va aumentado

Podríamos decir que el miedo empieza a apoderarse poco a poco de ti, de tal forma que, cada vez que postergas una acción y decides no seguir analizando, el miedo aumenta.

≫ Tu autoestima baja

Cuando el miedo es cada vez mayor, te sientes más insegura y, por tanto, tu autoestima se ve afectada.

Tienes la sensación de que cada vez eres más chiquitita y menos capaz de conseguir tus objetivos.

≫ Postergas tu objetivo

Dado que tienes miedo y tu autoestima es baja, te asusta la idea de ponerte en marcha para conseguir tu objetivo. Es posible que empieces a ponerte tareas absurdas y que carecen de sentido para tener la sensación de que estás haciendo algo y no hacerle frente a tu realidad.

Si quieres tener más información sobre cómo dejar de procrastinar, puedes leer este artículo.

Análisis de la realidad

¿Cómo podemos superar la Parálisis por Análisis?

Ahora que ya conoces las causas y efectos que tiene este síndrome, voy explicarte cómo puedes superarlo en tan solo 5 pasos:

Paso 1: Tener claros tus objetivos

Si quieres saber qué pasos tienes que dar, lo primero que tienes que tener claro es hacia dónde quieres ir.

Es obvio que los pasos que vas a dar no son los mismos si tu objetivo es conseguir más clientes que si es tener mejores proveedores. Son dos destinos distintos y, por tanto, necesitas dos estrategias distintas.

En definitiva, debes responder con honestidad a la siguiente pregunta:

¿Qué quiero conseguir?

Paso 2: Planificar

Una vez que sabes hacia donde quieres ir, es el momento de decidir qué pasos vas a dar para conseguirlo.

La planificación que realices servirá como un mapa a seguir para llegar a tu objetivo (destino) final.

El tiempo que inviertes en planificar es tiempo que ahorras en plantearte la posibilidad de seguir analizando una situación en lugar de ponerte en acción.

Paso 3: Simplifica tus días

Intenta crear el habito de simplificar tu día. Define bloques de acciones con tareas iguales o muy parecidas y busca sacarle el máximo rendimiento al tiempo. Puedes realizarte la siguiente pregunta cada día:

¿Qué puedo hacer para ponérmelo más fácil hoy?

Delega o elimina todas aquellas tareas en las que no eres imprescindible y que no son fundamentales para conseguir tus objetivos.

Simplifica tus días

Paso 4: Genérate sensación de urgencia

Interioriza la Ley de Parkinson, que defiende que el trabajo se expande hasta llenar el tiempo disponible para que se termine.

Esta Ley viene a decir que si decides que en 3 días terminas un proyecto, lo harás en 3 días pero, si decides que el proyecto debe estar en un mes, tardarás un mes en hacerlo.

Al interiorizar esta Ley en tu vida vas a aprovechar al máximo tu tiempo.

Debes ser honesta y realista contigo mismo, hay tareas que te llevaran más tiempo que otras, pero tú sabes el tiempo aproximado que te lleva finalizarlas, no lo dilates en el tiempo.

Paso 5: Enfócate en la acción y no en el resultado

Cuando seas consciente de que estás paralizada, quieres que todo salga perfecto y te centras solo en el resultado final.

El objetivo es que hagas la acción que tienes que hacer de la mejor forma posible, dando lo mejor de ti, tu 100%.

El resultado es la suma de las acciones que has realizado, por tanto, si las acciones son buenas, los resultados también lo serán.

Es el momento de que te comprometas contigo misma a dejar el análisis atrás y ponerte en acción.

Cuando detectes que la parálisis empieza a afectar es el momento de frenar y respirar. Cuando estés más serena solo tienes que seguir los 5 pasos que he compartido contigo en este artículo.

⚠️ Recuerda: Conocimiento es saberlo, sabiduría es aplicarlo.

¿Quieres ser sabia? Empieza a aplicar el conocimiento.

¡Nos vemos en los comentarios!

Otros contenidos seleccionados para ti

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba