5 estrategias para influir en las personas de tu equipo

¿Te gustaría saber cómo influir en tu equipo para conseguir tus objetivos?

Cuando estamos a cargo de un equipo de trabajo, es importante que consigamos que todo el equipo vaya en la misma dirección, es decir, que todos deseen conseguir los objetivos de la empresa tanto como tú.

Para llegar a conseguir este nivel de compromiso es importante que seas una líder capaz de influir en tu equipo.

En el artículo de hoy te explico 5 estrategias que puedes llevar a cabo para conseguirlo.

Colaborar con equipo

5 estrategias para influir en las personas de tu equipo

Antes de pasar a explicarte las 5 estrategias quiero que sepas que influir en alguien es la capacidad que podemos tener de persuadir a una persona.

Es importante que entiendas que si quieres persuadir a una persona, tus intenciones deben favorecer siempre a todos los integrantes del equipo. Date cuenta que si en algún momento te planteas influir en una persona para hacer “el mal”, es decir, para que alguien salga perjudicado, es cuestión de tiempo que tu equipo pierda la confianza en ti.

Por este motivo, quiero hacerte ver que una cosa es influir en las personas para conseguir un objetivo común, y otra muy distinta es manipular a las personas para tu propio beneficio.

Si eliges la primera opción vas a conseguir tener un equipo totalmente comprometido contigo y con la empresa pero, si por el contrario, decides elegir la segunda opción, tarde o temprano te encontrarás tú sola en el equipo.

🎯 Estrategia Nº1: Actuar con integridad

La primera estrategia está muy relacionada con lo que te estaba explicando en el apartado anterior. Si deseas influir en las personas de tu equipo es importante que seas una persona honesta, real y sincera.

Tu equipo es un reflejo de ti, por tanto, has de asentar muy bien las bases que quieres que tu equipo tenga y, para ello, tu debes ser la primera en ser la viva imagen de los valores que quieres lograr adquirir.

🎯 Estrategia Nº2: Nutrir a las personas

La segunda estrategia trata del valor que aportas tú al equipo. Muchas veces nos centramos en todo lo que el equipo debe hacer por ti y por tu empresa. No obstante, somos pocas las que tomamos consciencia de que si queremos recibir primero debemos de dar.

Con dar no me refiero solo a una remuneración económica sino a aquello que tú puedes aportar a cada uno de los integrantes de tu equipo, estos deben sentir que crecen a nivel profesional y personal cada vez que trabajan contigo. Por tanto, plantéate la siguiente pregunta:

¿Qué puedo hacer yo para nutrir a mi equipo?

Influir en el equipo

🎯 Estrategia Nº3: Confianza en el equipo

Otro aspecto clave que debes tener en cuenta si quiere influir en las personas es que debes confiar en ellos. Cada integrante del equipo tiene unas funciones determinadas y, tu labor como líder, debe ser dejar que cada uno dé lo máximo de si mismo para conseguir los objetivos planteados.

Es obvio que cada uno tendré una metodología, una forma de hacer y, por supuesto, ninguna de esas formas será exactamente igual a la que haría tú, pues ellos no son tú.

Por este motivo, es fundamental que confíes en tu equipo y que dejes que cada uno se sienta libre de hacer su trabajo como mejor considere.

🎯 Estrategia Nº4: Escuchar y comprender

La escucha activa y comprensión debe ser dos cualidades que no deben faltar si estás liderando un equipo de trabajo. Has de darte cuenta de que trabajas con personas y no con máquinas, eso quiere decir que cada persona tiene una serie de preocupaciones distintas y, por ende, deben ser comprendidas.

Para conseguir incorporar esta estrategia en tu día a día puedes preguntarte lo siguiente:

Si yo estuviera en su lugar, ¿cómo me gustaría que se comportaran conmigo?

No hay que estudiar un Máster en Inteligencia Emocional, simplemente hay que tener empatía y ponerse en el lugar del otro.

🎯 Estrategia Nº5: Hacerles partícipes de los objetivos

La última estrategia que puedes llevar a cabo es que los integrantes de tu equipo sean partícipes de los objetivos que quieres conseguir. Como te decía anteriormente, las personas deben sentirse parte del proceso y eso solo se consigue si eres capaz de que todos vayáis en la misma dirección.

Para lograrlo, puedes mantenerles informados siempre de los avances conseguidos o, incluso, de los que ellos tengan acceso en todo momento a la información para que haya transparencia y se sientan parte de todo el proceso.

Conclusión

Sin influencia, no hay liderazgo. Si quieres potenciar tu liderazgo has de conseguir lograr influir en las personas a través de un comportamiento íntegro por tu parte, nutriendo a tu equipo y confiando en el mismo, teniendo empatía con cada uno de los integrantes y, por supuesto, haciéndoles partícipe de todo el proceso.

Otros contenidos seleccionados para ti

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba