Cómo gestionar el estrés cuando emprendemos

¿El estrés forma parte de tu vida? ¿Te gustaría que se acabara? ¿Quieres tener una vida más tranquila y relajada?

Sinceramente, estoy de acuerdo con aquellos que defienden que el estrés es la enfermedad del siglo XXI. Cuando decidimos crear nuestro negocio, parece que el estrés debe formar parte de nuestro emprendimiento y honestamente no estoy a favor de esta realidad.

Tanto yo como muchas de mis clientas decidimos emprender porque queríamos tener un estilo de vida más libre y, sin embargo, todas hemos caído, alguna vez, en la trampa de convertirnos en esclavas de nuestros negocios.

Por esta razón, quiero abordar este tema en el artículo de hoy y darte pautas para que aprendas a gestionar el estrés en tu emprendimiento. Yo he pasado por lo mismo que estás pasando tú y me hubiera encantado haber leído en su día un artículo como este.

Antes de nada, quiero que sepas que existen distintos tipos de estrés: patológico, estrés post-traumático, estrés laboral, etc. Durante este artículo solo me voy a centrar en el estrés laboral.

Estrés laboral

¿Qué es exactamente el estrés laboral?

El estrés laboral no es ni más ni menos que un estado de cansancio mental que se genera cuando hay una exigencia de rendimiento muy superior a la normal, es decir, cuando pretendemos dar más de lo que realmente podemos dar.

¿Te suena?

Efectivamente, el estrés surge cuando nos estamos exigiendo más de la cuenta.

¿Cómo sé si estoy estresada?

Existen algunos síntomas que reflejan que nos encontramos ante una situación de estrés laboral. Alguno de ellos son:

❌ Físicos

  • Sudoración excesiva, sobre todo en las manos.
  • Pies y manos frías.
  • Contracturas en la zona de la espalda y el cuello.
  • Alteración de la respiración.
  • Malestar en el estómago que pueden desembocar en náuseas.
  • Diarrea o estreñimiento.
  • Dolores de cabeza.
  • Opresión en el pecho.
  • Sequedad de boca.
  • Cansancio
  • Ausencia o aumento de apetitio

❌ Emocionales

  • Estado de inquietud o nerviosismo.
  • Miedo o pánico.
  • Angustia.
  • Ganas de llorar.
  • Cambios de humor e irritabilidad.
  • Ansiedad.
  • Tendencia a estado depresivo.
  • Deseos de gritar o impulsos agresivos.

❌ Conductuales

  • Risa nerviosa.
  • No parar de moverse.
  • Tics nerviosos.
  • Problemas sexuales.
  • Alteraciones del sueño.
  • Necesidad de comer compulsivamente o pérdida de apetito.
  • Bruxismo.
  • Beber o fumar más de lo que se hace habitualmente.

❌ Cognitivos

  • Dificultad para concentrarse.
  • Alteraciones de la memoria.
  • Dificultad para tomar decisiones.
  • Pensamientos repetitivos y la mayoría negativos.
  • Sensación de fracaso.

Este apartado lo he escrito con la intención de que aprendamos a conocer las señales que nos están indicando que estamos estresadas, muchas veces no queremos ver nuestra realidad y eso no nos hace ningún bien. El primer paso para poder poner solución a un problema es identificar que tenemos un problema.

Estrés en el trabajo

¿Cómo gestionar el estrés?

Ahora que ya conocer qué es el estrés y cuáles son sus síntomas, es el momento de hablar de las soluciones. Voy a dar varias herramientas que te van a poder ayudar a gestionar mejor tu estrés laboral.

✅ Ejercicio físico

Podría estar horas y horas hablando de los beneficios del ejercicio físico pero voy a compartir contigo una pequeña parte. Cuando estamos estresadas, hacer ejercicio nos ayuda a liberar endorfinas, que son sustancias químicas del cerebro que nos hacen sentir bien.

Cuando hacemos ejercicio descargamos la tensión que tenemos acumulada en nuestro cuerpo.

✅ Buena alimentación

Antes te he mencionado que uno de los síntomas del estrés es la modificación de la alimentación ya sea porque se coma en exceso o porque se reduzca el apetito. Por tanto, si estás estresada, una buena forma de afrontarlo es cuidar tu alimentación.

Come de forma regular y equilibrada, con alimentos que te aporten el valor nutricional que tu cuerpo necesita.

✅ Duerme lo necesario

Esto es lo necesario, ni más ni menos. Ya sabes que cada persona tiene un ciclo de sueños distinto, no obstante, los médicos siempre recomiendan que se duerma entre 7 y 8 horas.

Dormir menos o más de las horas recomendadas va a afectarte tarde o temprano, por ello debes crear un buen hábito de descanso.

✅ Incorpora técnicas de relajación

Aprende a relajar tu mente y tu cuerpo. Una buena herramienta es la meditación, la idea es que consigas aparcar todos los pensamientos que te generan estrés y ansiedad a un lado para centrarte en relajarte un poco.

✅ Céntrate en buscar soluciones

Cuando estamos estresadas no somos objetivas y, normalmente, tendemos a centrarnos en puntos de vista catastróficos, por esta razón, es importante que aprendas a poner tu foco en encontrar soluciones a los problemas que tengas delante.

✅ Diviértete

Aunque divertirte te parezca algo casi impensable en los momentos de máximo estrés has de saber que esta es una técnica infalible para soltar todo aquello que no necesitas. Dejas a un lado la tensión para pasar un buen rato y esto te va a permitir cargar las pilas para seguir afrontando tu día a día.

Conclusiones

Como te decía al principio, el estrés es la enfermedad del siglo XXI, casi cualquier emprendedora sabe lo que es el estrés laboral, por tanto, deja de mirar para otro lado y empieza a afrontarlo como realmente se merece.

En este artículo te he explicado varias formas de reducir el estrés en tu vida. Es el momento de ponerse manos a la obra.

⚠️ Recuerda: Conocimiento es saberlo y sabiduría es aplicarlo.

¿Qué técnica vas a empezar a utilizar?

¡Déjamelo en los comentarios!

Otros contenidos seleccionados para ti

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba