3 secretos para desarrollar tu concentración y ser más productiva

¿Te cuesta mantenerte concentrada en lo que estás haciendo? ¿Te gustaría desarrollar tu concentración? ¿Quieres aprender a mantenerte enfocada en una tarea?

En los procesos de coaching que tengo con mis clientas son muchas las ocasiones en las que hablamos sobre la concentración, pues es un tema que nos preocupa mucho cuando llevamos un negocio. Si tú también tienes dificultades para concentrarte en una única tarea, estás en el lugar adecuado.

Cuando hablo sobre este tema con mis clientas, siempre les dijo que bajo mi punto de vista, la concentración es como un músculo, el cual hay que entrenar si queremos desarrollarlo. Por tanto, quiero hacer hincapié en que, como músculo, la concentración se ha de trabajar de forma constante, no vale con hacerlo una única vez, la clave está en practicar cada día.

En el artículo de hoy quiero compartir contigo 3 factores que debes tener en cuenta para potenciar tu concentración, además, voy a darte varias técnicas que puedes aplicar desde hoy mismo para que empieces a entrenar el músculo de la concentración.

Concentración emprendedora

Los 3 secretos para desarrollar la concentración

Cuando queremos desarrollar nuestra concentración hay 3 factores que debes tener en cuenta, estos son los 3 secretos que debes conocer, practicar e interiorizar si quieres potenciar tu concentración:

🎯 Relajar el cuerpo

Antes de empezar a realizar la tarea o actividad que quieres realizar de forma concentrada, debes tener tu cuerpo relajado, es decir, has de prepararlo para que pueda cumplir el objetivo que te has propuesto.

Esta clave aunque parece lógica muchas veces no se le da el valor que realmente tiene, por ello quiero ponerte un ejemplo: si tú vienes de una situación de estrés como es llegar tarde a una reunión y quieres enfocarte en la reunión, te va a resultar muy difícil hacerlo si no te tomas unos segundos para relajarte y dejar tu estado de estrés atrás.

Dicho esto, quiero hacerte saber hay muchas técnicas para poder relajar nuestro cuerpo, cada uno de nosotros somos distintos por lo que nos relajan cosas distintas puedes escuchar tu respiración, imaginar que estás en el mar, ponerte música relajante, repetir mentalmente o en voz alta un mantra, etc.

¿Qué te relaja a ti?

🎯 Enfocar nuestra atención en un único objeto o situación

Una vez que tu cuerpo está relajado, es el momento de desarrollar el músculo de la concentración, ¿cómo?

Poniendo atención en aquello en lo que te quieras concentrar. Cuando hablo de poner atención es que enfoques tus pensamientos en lo que quieres prestar atención. Por ejemplo, si quieres estar concentrada en ver una película, lo que haces es dirigir tus pensamientos e incluso sentimientos en la película, ¿verdad?

Lo mismo ocurre con el resto de actividades de nuestro día a día, si deseas enfocarte en una actividad como escribir un artículo, llamar a un cliente o buscar un nuevo proveedor, lo que vas a hacer es enfocar tus pensamientos en esa situación para mantenerte concentrada en ella.

🎯 Volver a colocar nuestro enfoque en el objetivo que queríamos tras las distracciones

Todo sería maravilloso si solo con relajar nuestro cuerpo y enfocar nuestra atención en un objeto fuera suficiente pero la realidad es que mientras estamos intentándolo se nos vienen muchos pensamientos a la cabeza, y has de saber que es normal. Te pasa a ti, a mí y a casi cualquier ser humano.

Lo importante aquí es que cuando te des cuenta de que te has desconcentrado de tu objetivo, vuelvas sutilmente a poner tu atención en aquello en lo que estabas trabajando las veces que sea necesario.

No te castigues por ello, como te decía al principio es cuestión de práctica y constancia.

Mantenerte enfocada

Ejercicios practicar la concentración

Hasta ahora te explicado mucha teoría pero ya sabes que este blog va de explicar cosas prácticas y útiles. Por ello, es el momento de que pasemos a la acción.

A continuación te voy a dar 5 formas de empezar a practicar la concentración en tu día a día:

1. Concéntrate en la respiración

Una buena forma de empezar a practicar la concentración es poner atención a tu respiración. Por supuesto, no quiero decir que tengas que estar todo el día pendiente de tu respiración pero cada día puedes practicar 5 minutos.

No tienes que hacer nada más que poner atención, ver como entra y sale el aire de tu cuerpo, sin juicios. Tu única tarea es concentrarte en tu respiración, ni más ni menos.

2. Fíjate en un color que tengas en tu entorno

Esta técnica funciona muy bien cuando estás en un sitio público, solo tienes que poner atención a un color en particular, el que tú quieras, por ejemplo, el verde.

Una vez que sepas el color, vas a mirar a tu alrededor y vas a poner atención a todos los objetos que veas de ese color, si de repente aparece otro color no pasa nada, sutilmente vuelve a poner tu atención en el color que habías elegido.

3. Fíjate en un objeto que tengas en tu entorno

Al igual que el color, puedes poner atención a un objetivo que tengas en tu entorno, un balón, silla, mesa, etc. Es indiferente el objetivo que sea, lo importante es que lo observes y le prestes atención, que lo mires con todo lujo de detalles.

4. Estar atentos a las sensaciones que aparecen en alguna parte de nuestro cuerpo

Otra técnica muy buena es poner atención a una parte de tu cuerpo, la que sea, por ejemplo, tu mano derecha y durante un tiempo (5 minutos) vas a concentrarte en las sensaciones que aparecen, si hay hormigueo, si notas como circula la sangre, si hay alguna molestia o dolor…

Atención plena

5. Concentrarnos en los sabores cuando comemos

El último ejercicio que te propongo en este artículo lo puedes realizar cuando comes, la idea es que prestes atención a los sabores que tienen los alimentos que introduces en tu cuerpo, su textura, su olor….

Cualquiera de estos 5 ejercicios son válidos para que empieces a desarrollar el músculo de la concentración. No tienes que hacerlos todos a la vez, puedes ir probando y elige quedarte con el que más te guste. Quiero recalcar que solo es necesario que los practiques unos minutos al día, empieza poco a poco.

Beneficios ser una emprendedora concentrada

Si aún tienes alguna duda sobre por qué debes desarrollar el músculo de la concentración, quiero dejarte alguno de los beneficios que yo y mis clientas hemos experimentado desde que somos unas emprendedoras concentradas:

  • Mantenemos una mayor serenidad interior.
  • Nos permite liderar mejor las adversidades de la vida.
  • Gestionamos mejor nuestro tiempo y nuestra energía.
  • Aumentamos nuestra productividad.
  • Conseguimos mejores resultados
  • Rendimos más.
  • Aprendemos a evitar distracciones.
  • Nos encontramos menos estresadas.
  • Aumentamos nuestra autoestima y confianza.

¿A qué esperas para empezar a desarrollar tu músculo de la concentración?

Recuerda: Conocimiento es saberlo y sabiduría es aplicarlo.

Dime en los comentarios que vas a empezar a aplicar.

Referencias

  • Academic Mindfulness Interest Group, M., y Academic Mindfulness Interest Group, M. (2006). Psicoterapias basadas en mindfulness: una revisión de fundamentos conceptuales, evidencia empírica y consideraciones prácticas. Australian and New Zealand Journal of Psychiatry , 40 (4), 285-294.
  • Langer, EJ y Ngnoumen, CT (2017). Atención plena. En Psicología Positiva (pp. 95-111). Routledge.
  • Walach, H., Buchheld, N., Buttenmüller, V., Kleinknecht, N. y Schmidt, S. (2006). Medición de la atención plena: el inventario de atención plena de Friburgo (FMI). Personalidad y diferencias individuales , 40 (8), 1543-1555.
  • Shapiro, SL y Carlson, LE (2009). El arte y la ciencia de la atención plena: integrar la atención plena en la psicología y las profesiones de ayuda . Asociacion Americana de Psicologia.
  • Baer, ​​RA, Smith, GT y Allen, KB (2004). Evaluación de mindfulness por autoinforme: El Inventario de Habilidades de Mindfulness de Kentucky. Evaluación , 11 (3), 191-206.

Otros contenidos seleccionados para ti

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba