15 Hábitos para tener un año exitoso

¿Sabías que a nuestro cerebro le gustar pensar que tiene un año para incorporar un nuevo hábito? ¿Te gustaría saber qué hábitos puedes incorporar para tener un año exitoso?

Cada persona nos planificamos de una forma distinta, pero es cierto, que a nuestro cerebro le encanta planificarse de año en año, es decir, tener 12 meses para ejecutar los planes de acción que se habían previsto. Por esta razón, cuando llega la hora de despedirnos un año, solemos ponernos reflexivos sobre todo lo que hicimos y no hicimos durante el año y nos establecemos resoluciones y objetivos para que el año nuevo sea aún mejor.

Pero, ¿por qué plantearnos para empezar nuevos hábitos en un año? Simplemente por el hecho de que es un nuevo año, con nuevas aventuras, nuevas energías y podemos dejar atrás, con el año anterior, lo que no pudimos lograr ese año pasado.  

Por supuesto, no tiene por qué ser un año natural. Puedes haber empezado tu negocio en marzo y planificar tu año de marzo de este año a marzo del año siguiente.

La pregunta es: ¿Qué hábitos puedes incorporar para tener un año de éxito? Aquí tienes algunos hábitos que puedes adoptar en este nuevo año para hacer tu vida, una llena de éxitos y prosperidad.

Hábitos para tener un año de éxito

15 Hábitos que puedes incorporar para tener un año de éxito

1. No procrastines

Procrastinar es esa pared tan grande que nos impide generalmente alcanzar nuestras metas, es este deseo de relajarnos y dejar de hacer las cosas que son importantes.

Cuando procrastinamos conseguimos que nuestras excusas nos acaben convenciendo de no estar haciendo lo que debemos hacer.

2. Identifica dónde puedes mejorar

A la hora de crear nuevos hábitos, lo primero que debes hacer es deshacerte de esos malos hábitos que te rodean. Piensa cuidadosamente en las cosas de tu vida que quieres cambiar.

Hay una pregunta clave para incorporar este hábito y es: “¿Una persona que se quiere así misma haría esto?”

Te invito a que le des una oportunidad a esta pregunta, a mí me ayudó mucho a ponerme límites a mi misma.

3. Manténte en movimiento

Caminar o hacer cualquier otro tipo de deporte, no solo es bueno para tu salud física, sino que también alivia la depresión y la fatiga.

Cuando estamos en movimiento, nuestro cuerpo y mente tienen un respiro para soltar toda la tensión que tengamos acumulada. Por el contrario, tener una vida sedentaria estanca esa tensión en tu cuerpo y se ve reflejada posteriormente en molestias y dolores.

4. Establece rutinas

Tal vez puedes pensar que los rituales son monótonos y aburridos, pero apegarse a estos diariamente es lo que hace que las personas tengan éxito.

Somos seres de hábitos, a nuestro celebro le encanta estar en piloto automático, es decir, actuar de forma inconsciente. Por tanto, para aprovechar este hecho, si incorporas rutinas con buenos hábitos, a tu cerebro no le va a costar realizarlas de manera automática.

Planificar

5. No le temas al fracaso

La mayoría de las personas que logran grandes cosas son las que no tienen miedo de salir de su zona de confort, generalmente, las cosas interesantes suceden fuera de esa zona.

Cuanto tememos al fracaso tenemos miedo y este puede paralizarnos. Si algo he aprendido en mi vida es que cada “fracaso” me ha regalado un aprendizaje maravilloso en mi vida.

Hay una frase que me encanta sobre el miedo:

“Las mejores cosas de la vida están al oto lado del miedo”

Will Smith

6. Mantente positiva

Algunas personas dicen que si eres demasiado positiva, no estás siendo realista. Sin embargo, si lo piensas cuidadosamente, ser positiva no significa que estás siendo un soñador,  lo importante es reconocer el fallo, mantenerse positivo y enfocarse en superar ese desafío sin tener falsas esperanzas.

En definitiva, mantener una actitud positiva significa ver oportunidades por encima de los problemas.

7. Planea tu día

En la noche antes de irte a la cama, al inicio del día o cuando consideres necesario, busca un momento para planificar lo que debes hacer en el día.

Tener todo planificado te permite tomarte un respiro y empezar a hacer lo que te planteaste para ese día reduciendo las excusas, procrastinación y cualquier otra situación que te impida cumplir con tus objetivos.

8. Sé fiel a ti misma

Deja de tratar de ser lo que todos los demás quieren que seas, sé tú y nadie más.

Sigue a tu instinto, aprende a escucharte y céntrate en hacer lo que realmente te hace feliz. El tiempo es un recurso limitado e invertirlo en cosas que nos restan en lugar de que sumen es algo de lo que podemos arrepentirnos en el futuro.

9. Aprende a recompensarte

Cuando nos establecemos recompensas pequeñas por haber cumplido nuestros objetivos, nos mantenemos motivadas y con ganas de seguir queriendo más. 

Piensa en una recompensa que te ayude a mantenerte enfocada y motivada para seguir avanzando hacia el premio final.

Reward

10.  Mejora tus horas de sueño

Con el uso de los diversos dispositivos electrónicos, solemos quedarnos despiertos hasta muy tarde, pero debemos recordar que dormir mínimo 8 horas diarias es lo recomendable para que podamos ser productivos durante el día.  

Cuando dormimos recuperamos la energía para afrontar el siguiente día, es importante que tu descanso sea de calidad, pues tú eres tu principal activo en tu empresa.

11.  Enfócate en tu progreso

No te estreses porque tu negocio no está generando una gran cantidad de dinero en su primer año. En cambio, reconoce lo que has hecho por tu negocio y lo que sigues haciendo para que avance y siéntete orgullosa de eso.

Aprende a valorar los pequeños avances y reconoce tu progreso.

12.  Haz una cosa a la vez

Es importante trabajar en el hábito de completar una a una tus tareas, no todas a la vez.  La multitarea no te ahorra tiempo, es más una distracción.  

13.  Comunícate con eficacia

Siempre que haya un conflicto, debes hablar sobre las posibles resoluciones, tanto en los negocios como en tu vida personal.

Aprende a expresar tus sentimientos a los demás, deja clara tu postura y sé flexible cuando tengas que serlo.

14. No te rindas

A menudo, cuando hacemos cambios nos encontramos con contratiempos, sin embargo, no debemos renunciar a nuestro objetivo. Si nos equivocamos, buscamos corregir el error y volvemos a la pista.

Recuerda que emprender es una carrera de fondo, no un sprint.

15.  Vive tu vida

A veces el tiempo se nos va en un abrir y cerrar de ojos, y nos damos cuenta de que realmente el camino que hemos seguido no era el que queríamos. Decide ser realmente parte de tu propia vida, decide ser la líder de tu vida.

Has de saber hacia dónde vas antes de dar el primer paso.

Quiero acabar este artículo con una frase:

“Somos lo que hacemos día a día. De modo que la excelencia no es un acto sino un hábito”

Aristóteles

¿Qué hábitos decides incorporar tú?

¡Espero tu comentario!

Otros contenidos seleccionados para ti

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba