Mapas mentales – Cómo pueden ayudarte a ser más productiva

¿Te has dado cuenta de la cantidad de información que se almacena en nuestro cerebro? ¿Te gustaría saber cómo sacarle partido a los mapas mentales para estructurar y organizar la información?

Te voy a contar una curiosidad personal: cuando estudiaba en el instituto, utilizaba mapas mentales para estructurar y organizar la información que tenía que aprender para los exámenes. Si te soy sincera, ni si quiera sabía que aquello que yo usaba para estudiar se llamaba mapa mental.

A día de hoy, te puedo asegurar que es una herramienta que uso constantemente, pero sobretodo, acudo a ella cuando quiero ordenar una nueva idea que se me viene a la cabeza para empezar algún proyecto.

A continuación, te voy a enseñar todo lo que sé sobre mapas mentales. ¡No te pierdas nada!

¿Qué son los mapas mentales?

Un mapa mental es la representación gráfica de una idea o pensamiento que se nos viene a la mente. El objetivo de realizar un mapa mental es sintetizar toda la información al máximo a través de una especie de esquema. Sencillo, ¿no?.

Teniendo clara esta idea, es obvio ver lo conveniente que resulta utilizar mapas mentales para planificar y ser más productivas.

¿Qué necesitas para realizar un mapa mental?

Lo mejor de todo es que lo que necesitas para realizar un mapa mental es súper básico. De hecho, la tecnología ha avanzado tanto que se puede hacer simplemente con un móvil, tablet u ordenador.

Yo te voy a explicar, en primer lugar, la versión de papel y bolígrafos de colores:

La idea es que todo el mapa mental gire en torno a un único tema o idea. Este tema será el punto central que se conoce como nodo principal. Alrededor de ese nodo central puedes dibujar todas aquellas ideas secundarias que afectan o influyen al nodo central.

Una vez tengas en claro los nodos centrales y los secundarios, se establecen conexiones para mostrar, de forma esquemática, todo lo que necesitas tener en cuenta para el desarrollo de esa idea principal.

Para que te hagas una idea, un mapa mental podría ir teniendo esta forma:

Representación de mapas mentales

Además, como te comentaba antes, puedes obtener este mismo resultado utilizando la tecnología. A día de hoy hay innumerables aplicaciones y herramientas que te permiten realizar mapas mentales con tu smartphone u ordenador. A continuación, te nombro 3 herramientas que podrás utilizar sin necesidad de descargar o instalar nada:

 ≫ MindMeister: es una herramienta en línea para crear mapas mentales, y como he mencionado antes, no hay necesidad de descargar nada en tu dispositivo.

 ≫ WiseMapping: es una de mis favoritas, sobre todo si me encuentro fuera de casa. Además de crear mapas mentales, te permite descargarlos e incrustarlos en tu página web.

 ≫ Coggle: te permite crear mapas mentales en línea, desde cualquier navegador y sin que utilices ninguna aplicación. El inconveniente es que salvo un mapa mental, todos los demás se harán públicos.

¿Cómo se hace un mapa mental?

Como sabes, soy muy partidaria de crear sistemas para simplificar mi día y ser más productiva. Por ello, te voy a compartir el sistema que utilizo yo para crear mapas mentales, el cual consta de 3 fases:

Fase 1: Definir la idea principal – Nodo central

Como es evidente, no podemos empezar un mapa mental sin tener clara la idea principal que queremos trabajar y sintetizar. Así que para llevarlo a cabo, el primer paso es definir qué queremos esquematizar exactamente.

Te pongo un ejemplo: si mi idea central es delegar áreas de mi negocio, en el centro de mi mapa metal estaría la palabra <<delegar>>

Fase 2: Ideas secundarias

Cuando tengo clara la idea principal, paso a definir todas aquellas ideas secundarias que afectan a mi nodo central. Para esta fase te recomiendo que apuntes todo lo que se te venga a la cabeza, una especie de lluvia de ideas. Es importante que apuntes una o dos palabras, nunca una frase completa

Volviendo al ejemplo anterior, podría decir que las ideas secundarias serían:

  • Áreas
  • Presupuesto
  • Personas
  • Sistema

Fase 3: Estructura la información

Ahora que ya has acabado con la lluvia de ideas, es el momento de organizar bien la información. La experiencia me ha mostrado que aquellas palabras que tengan relación directa con el nodo central deben estar más cerca, es decir, deben tener prioridad.

Puede que en este paso sea preciso que relaciones algunas ideas con otras. El objetivo es organizar toda la información de una manera clara y concisa, estableciendo las conexiones que sean necesarias entre las diferentes ideas.

Si quisiéramos, podríamos añadir una cuarta fase: mejora del diseño del mapa mental. Aquí, podemos incluir colores, formas, imágenes o todo lo que se nos ocurra y que nos ayude a tener un mapa visualmente atractivo e intuitivo.

Beneficios de los mapas mentales

En los párrafos anteriores ya te hablaba de algunos de los beneficios que se obtienen a la hora de realizar mapas mentales. No obstante, me parece una herramienta tan potente que quiero hacer un apartado solo para mostrarte sus ventajas:

✓  Te ayudan a sintetizar y organizar ideas.

✓  Consiguen que des rienda suelta a tu creatividad e imaginación.

✓  Te permiten relacionar conceptos o ideas.

✓  Pueden ayudarte a ver mucha información de golpe y observar nuevas perspectivas y opciones.

✓  Contribuyen a que resuelvas con mayor rapidez los problemas.

✓  Hacen que reflexiones y analices la idea central.

Como ves, hasta el momento, no encuentro inconvenientes en incorporar mapas mentales como una herramienta más de tu día a día.

Otros contenidos seleccionados para ti

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba
Share via
Copy link