3 preguntas poderosas para aclarar tus prioridades

¿Quieres saber cómo aclarar tus prioridades con solo 3 preguntas? ¿Te gustaría aprender a gestionar tus prioridades? ¿Te cuesta saber a qué tareas debes darle mayor importancia? 

En las últimas entrevistas que me han realizado los medios de comunicación, me piden que hable sobre cómo gestionar prioridades.

Es un problema que está muy presente en siglo XXI. Como emprendedoras nos encontramos siempre realizando varios proyectos a la vez y todos parecen ser igual de importantes, por lo que nos resulta complejo saber cuáles son nuestras prioridades.

Es por esta razón que en el presente artículo quiero compartir contigo 3 preguntas que me han ayudado a mí y a mis clientas a poner en orden nuestras prioridades.

Establecer prioridades con preguntas

¿Por qué nos cuesta priorizar?

Antes de pasar a las preguntas, quiero explicarte el motivo por el cual nos resulta difícil tener claridad a la hora de priorizar tareas.

Has de entender que a día de hoy te supone un mundo priorizar porque no tienes práctica. Es muy sencillo, si nunca te han enseñado o nunca has aprendido cómo establecer prioridades, ¿cómo pretendes saberlo?

Probablemente no te acuerdes pero cuando aprendiste a caminar tuviste que caer muchas veces antes de conseguir dar el primer paso tú sola. Por lo que, al igual que aprendiste a caminar practicando, también aprenderás a priorizar practicando.

Además, si fuiste educada en un entorno similar al mío, habrás podido comprobar que cuando una persona decide pensar en ella y hacer lo que realmente le hace feliz, se la “acusaba” de ser una persona egoísta. Por ello, muchas veces creemos que somos malas personas si decidimos ponernos a nosotras en primer lugar.

⚠️ Recuerda: Aprender a priorizar es un proceso que requiere práctica y dedicación.

3 preguntas poderosas para poner en orden tus prioridades

➡️  ¿Qué quiero?

Me arriesgaría a decir que esta primera pregunta es la más importante a la hora de establecer nuestras prioridades, pues de ella dependen todas las demás.

Contestar a esta pregunta es clave ya que su respuesta nos dice cuáles son los objetivos que realmente queremos alcanzar.

Es evidente pensar que no podemos empezar un camino si no sabemos a dónde queremos llegar. 

Cuándo compras un billete de avión, lo primero que debes decidir es tu destino. En el caso de decidir qué tareas o proyectos has de priorizar, de igual manera, lo primero que tienes que tener claro es tu destino.

Muchas de mis clientas me han transmitido que se han encontrado con grandes dificultades a la hora de contestar esta pregunta, por lo que he de decirte que contestarla requiere que seas honesta al 100% contigo misma.

Tú y solo tú sabes qué quieres en tu vida, el resto no lo puede decidir por ti.

➡️  ¿Para qué lo quiero?

Cuando tienes claro qué quieres, o incluso si aún no lo tienes tan claro, esta segunda pregunta te ayudará a saber si el camino que estás eligiendo es el que realmente te hace feliz.

Si te contestas a ti misma: ¿para qué quiero este objetivo?, encontrarás la motivación por la cual deseas lograrlo.

Si el motivo no te convence puede que ese no sea el camino.

Te pongo un ejemplo, si uno de mis objetivos es ofrecer charlas y conferencias en Latinoamérica y me pregunto ¿para qué lo quiero?

Tengo muy clara mi respuesta: mi motivación es que mi mensaje pueda llegar a mujeres, niñas y adolescentes de habla hispana.

Imaginate ahora que no sé para qué quiero ese objetivo. Cuando me propongan coger un vuelo para ir a Sudamérica, alejarme de mi familia y amigos sin ninguna motivación, la experiencia no será positiva, no la disfrutaré al 100% porque no sería el camino que me hace feliz.

Si quieres aprender a definir tus prioridades, tener clara tu motivación será el indicador que te muestre si es el camino que deseas o no.

¿Para qué hacer algo que realmente no quieres?

Preguntas poderosas

➡️  ¿Esto me acerca o me aleja de lo que quiero?

La tercera pregunta es la que va a determinar el orden de tus prioridades. Teniendo claro qué quieres y para qué lo quieres, a cada petición que te haga otra persona o a cada nuevo plan que surja, has de hacerte la siguiente pregunta:
¿Esto me acerca o me aleja de lo que quiero?

Por supuesto, hemos de priorizar todo lo que nos acerca a lo que queremos, sea lo que sea (objetivo personal, profesional o familiar).

Con esto, no quiero decir que dejes de lado todo lo demás, priorizar significa: “poner en primer lugar» o «hacer primero». Por tanto, si quieres aprender a priorizar, has de hacer primero lo que te acerca a tu objetivo y, si da tiempo, podrás hacer otros cometidos.

No obstante procura evitar hacer constantemente tareas que te acercan de tu objetivo y que realmente no te motivan.

Conclusiones

Siempre digo que no tengo la verdad absoluta, no soy una gurú de la productividad, en el artículo de hoy quería compartir contigo 3 preguntas que han marcado un antes y un después en mi vida y en la de mis clientas.

Teniendo claro hacia dónde quieres ir y cuál es tu motivación, podrás comprobar que es cuestión de tiempo que aprendas a dar prioridad a todo aquello que te acerca a tu objetivo.

Otros contenidos seleccionados para ti

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba
Share via
Copy link