5 Factores que influyen en la falta de productividad

¿Qué factores pueden influirte a la hora de ser productiva? ¿Cómo consigue la falta de productividad entrar en tu vida?

Es probable que te hayas dado cuenta de que no estás siendo una persona productiva, puede que sientas que algo no va como te gustaría pero realmente no sabes que factores están influyendo en tu falta de productividad.

Por esta razón, hoy voy a hablarte de los factores que te impiden ser una persona productiva para que puedas detectar cuál de estos factores está ahora mismo afectando en tu vida.

Falta de productividad

¿Qué es la productividad?

Antes de pasar a los factores que influyen en tu falta de productividad, quiero darte mi definición de productividad, creo que es importante que ambas partamos del mismo concepto.

La Productividad es saber priorizar las tareas correctas que te harán conseguir tus objetivos con el menor esfuerzo. A veces pensamos que para ser productivas tenemos que hacer muchas cosas en poco tiempo, e incluso a veces asociamos productividad con multitarea. Pero no.

No hace falta hacer muchas cosas para ser productivo.

Se trata de hacer las tareas y proyectos correctos, aquellos que están alineados con nuestros objetivos, con nuestro propósito. Como siempre digo para mi la productividad se puede resumir en la siguiente frase:

“Hacer lo correcto en el momento adecuado”

¿Qué factores influyen en la falta de productividad?

Ahora sí, quiero explicarte algunos factores que pueden estar influyendo en tu vida y que te hacen ser una emprendedora mucho menos productiva.

1. Jornadas de trabajo demasiado largas

Muchas emprendedoras trabajan entre 10 y 12 horas diarias con la finalidad de obtener mejores resultados. Sin embargo, el hecho de que trabajes un mayor número de horas, no quiere decir que sea más productiva. Al contrario, el cansancio produce bloqueos mentales que afectan por completo la productividad.

No se trata de la cantidad de tiempo que tu personal invierta, sino de la calidad de sus resultados. Administra el tiempo de forma adecuada implementando actividades que te ayuden a eliminar el cansancio, despejar la mente.

2. La multitarea

Erróneamente se compara la productividad, con la capacidad de poder trabajar en varias actividades a la vez. No obstante, realizar más de una tarea al mismo tiempo disminuye por completo la capacidad de concentración, pues al hacer los cambios, el cerebro es incapaz de enfocarse en un tema determinado, dando como resultado un trabajo deficiente.

Si no cuentas con el personal suficiente, evita las cargas excesivas de trabajo. Prioriza las actividades usando algún sistema como Getting Things Done (Método GTD) que ter permitirá organizar, estructurar y ejecutar las diferentes tareas que necesitas llevar a cabo para conseguir tus objetivos.

Multitarea

3. La autoexigencia

Si te exiges a ti misma gasta llegar a tu límite de su esfuerzo o capacidad, es muy probable que tu productividad disminuya e, incluso, que acabe afectando a tu salud física o psicológica.

Es importante que seas flexible contigo misma, debes saber que emprender un proyecto es una carrera de fondo, no un sprint. Esto significa que has de saber mantener un equilibrio entre lo que tienes que hacer y el tiempo disponible que tienes para ello.

4. Mala planificación

Si sigues este blog con frecuencia, sabrás que no es la primera vez que te hablo de la importancia de buena planificación. El día a día nos consume por la cantidad de actividades que aparecen de forma imprevista y que, normalmente, tienen la apariencia de ser importantes y urgentes. Sin embargo, si analizas bien tus objetivos, te das cuenta de que muchas veces estamos dedicando nuestro tiempo y energía a actividades que no nos acercan a nuestros objetivos.

Por esta razón, es muy importante que realices una planificación efectiva, para ser una persona productiva debes tener un plan organizado que te guíe para lograr lo que deseas, solo de esa forma sabrás a qué cosas no debes dar prioridad.

5. No descanso

El último factor que quiero compartir contigo en el artículo de hoy es el descanso. Sinceramente, este fue el factor que a mí más me costó incorporar en mi vida. Tenía la fiel creencia de que si quería lograr más cosas tenía que trabajar más horas y que, el descanso, solo me alejaba de mis objetivos.

Durante mucho tiempo pensé que si dedicaba parte del tiempo destinado a dormir a realizar tareas que me acercaran a mis objetivos, llegaría más rápido a lograrlos. No obstante, con lo que no conté fue con el cansancio que se iba acumulando día a día, me sentía cada vez con menos fuerzas, menos concentrada y me costaba terminar tareas que antes acababa con facilidad.

Conseguí entender que si no descansaba las horas necesarias y que, si no desconectaba del trabajo, no conseguiría ser una persona realmente productiva. Por ello, te animo a que empieces a darle valor a este factor tan importante a la hora de conseguir tus objetivos, pues cuando descansas tu cuerpo y tu mente carga su batería y consiguen dar su máximo potencial.

Dormir mal

Conclusión

Si ahora mismo sientes que no eres todo lo productiva que te gustaría ser te invito a que te hagas la siguientes preguntas:

¿Estás teniendo jornadas de trabajo demasiado largas? ¿Constantemente haces varias cosas a la vez? ¿Te autoexiges demasiado? ¿Estás planificando tu semana de forma productiva? ¿Estás descansando el tiempo necesario?

Al responder con sinceridad a estas preguntas podrás detectar qué es lo que ahora mismo no te permite ser todo lo productiva que te gustaría.

Dime en los comentarios qué factor crees que te está impidiendo ser una emprendedora productiva, me encantará leerte.

Otros contenidos seleccionados para ti

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba