Cómo actuar cuando estás saturada

¿Te sientes saturada y no sabes cómo resolverlo? ¿Acabas tus días agotada y quieres saber cómo actuar a pesar de la saturación?

Si estás leyendo este artículo probablemente la saturación está muy presente en tu vida. Tranquila, ya tenemos algo en común.

He de admitir que me ha costado empezar a escribir este artículo, creo que es la primera vez que admito públicamente que en determinadas ocasiones me saturo.

Te mentiría si te dijera lo contrario, pero lo que me hace productiva no es el hecho de no saturarme en sí, sino la actitud que decido tomar cuando me doy cuenta de que estoy saturada.

Si esperabas que fuera una emprendedora que jamás se satura y te sientes engañada, lo siento. Tengo que ser sincera contigo y admitir que, al igual que tú, ha habido momentos en mi vida en los que me he sentido desbordada.

Si he decidido escribir este artículo es precisamente porque te entiendo, he tenido los mismos problemas que tú y si no los hubiera tenido no tendría ningún sentido que comparta contigo técnicas o herramientas para ponerles solución.

Voy a compartir contigo los 5 pasos que aplico cuando me siento saturada para poder actuar con eficiencia.

Emprendedora saturada

5 pasos para actuar cuando estás desbordada

➡️ Paso 1: Todo el mundo se satura

El primer paso que hay que dar es ser consciente de que te organices como te organices, siempre existe un momento concreto (mayor volumen de trabajo, mucha información al mismo tiempo, cambios constantes, etc.) en el que te sentirás desbordada.

Has de entender que tu productividad en los siguientes pasos que des va a depender mucho de lo bien que aceptes esta realidad.

Los expertos en productividad no somos invulnerables, incluso nosotros nos sentimos desbordados.

Entones, ¿si ni los expertos en productividad pueden evitar la saturación qué puedo hacer yo?

Te lo diré sin rodeos: actuar a pesar de la saturación.

¿Cómo?

Teniendo una estrategia definida. Creando un sistema que te permita actuar a pesar de estar saturada.

No obstante, no podemos crear una estrategia si no aceptamos que estamos saturados y que no soy ni mejor ni peor emprendedora por ello.

Por tanto, el primer paso es ser honesta contigo mismo y reconocer que te sientes desbordada y que necesitas hacer algo al respecto.

➡️ Paso 2: Déjalo todo por escrito, libera tu mente

Tu mente hace un trabajo maravilloso procesando y ejecutando tareas pero nos juega una mala pasada cuando está saturada. No nos da una perspectiva clara de lo que realmente está ocurriendo.

Por esta razón, el siguiente paso es ponerle el camino fácil a tu mente, para ello, coge un papel y un boli y deja que tu mente exprese todo lo que le genera estrés.

Es tan fácil como contestar a esta pregunta:

¿Qué me preocupa?

No te limites ni te cortes, deja que tu mente se sienta libre y exprese todas y cada una de sus preocupaciones.

Libera tu mente.

Emprendedora liberando el estrés

➡️ Paso 3: Descansa

Una vez que hayas escrito todas tus preocupaciones, tómate un tiempo para descansar. Tú decides el tiempo: unos minutos, unas horas o unos días.

Este paso es imprescindible. Cuando le hayas dado a tu mente la oportunidad de liberarse, permítete descansar aunque solo sea unos minutos: medita, duerme, escucha música, haz deporte… Lo que quieras, pero no te saltes este paso.

La saturación en un síntoma de que tu mente está llegando a su máxima ocupación, es decir, te está pidiendo a gritos un «break» y se merece que se lo concedas.

➡️ Paso 4: Crea una nueva estrategia

Cuando le hayas permitido a tu mente un tiempo de descanso y desconexión, es el momento de planificar una nueva estrategia para continuar.

Con la mente despejada, podrás ver opciones que antes no veías, podrás relativizar problemas y, sobre todo, podrás encontrar soluciones a tus preocupaciones.

Puedes apoyarte en estrategias como el Método GTD para elaborar un nuevo plan.

Es el momento de decidir cuáles son los siguientes pasos que vas a dar teniendo siempre en cuenta qué es lo que te acerca a tus objetivos y, por el contrario, qué te aleja.

➡️ Paso 5: Ejecuta

El último paso es ejecutar el plan, no caigas en el error de quedarte en parálisis por análisis.

Una vez que hayas elaborado el plan que creas conveniente, es el momento de ponerte manos a la obra y dar el primer paso.

Tu plan no está escrito en piedra, lo que significa que puedes hacer los cambios y modificaciones que creas convenientes.

El objetivo ahora es actuar a pesar de estar saturado. Cuando empezaste el paso 1 no tenías claridad, tu mente no estaba centrada en buscar soluciones ya que estaba desbordada… Pues bien, ahora es el momento de decirle «tranquila, tengo un plan».

¡Nos vemos en los comentarios!

Otros contenidos seleccionados para ti

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba
Share via
Copy link