Cómo conseguir mantenerte motivada

¿Te cuesta mantenerte motivada en tu día a día? ¿Te gustaría tener algún recurso para que tu motivación no disminuya?

Si te soy sincera creo que, aunque seamos personas totalmente distintas, tenemos ciertos días que no faltan en nuestro calendario:

Hay días en los que te levantas con ganas de comerte el mundo, todo parece fluir e ir por el camino correcto pero existen otros días en los que, por muy optimista que seas, lo ves todo de color negro.

Esos días en los que las horas se hacen interminables, en los que te entran dudas sobre si vale la pena todo el esfuerzo que estás haciendo y en los que tirar la toalla parece la mejor opción, están presentes en todas y cada una de nosotras.

Los días dónde lidere la desmotivación van a estar siempre presentes en tu vida y en la mía y, precisamente por ello, quiero ayudarte a no dejar que esos días tiren por la borda todo el trabajo que has estado haciendo.

Voy a compartir contigo 3 actividades que puedes realizar para aumentar tu motivación y no venirte abajo.

Emprendedora motivada

¿Qué es la motivación?

Antes de contarte las 3 actividades que puedes realizar, quiero que entiendas que la motivación no quiere decir que lo tienes que ver todo de forma positiva o que no te afecta lo negativo.

Nada más lejos de la realidad.

La motivación es una habilidad que se puede aprender, se trata de construir un hábito. En el momento en el que te sientes desmotivada no es porque no tengas la capacidad de motivarte sino porque no sabes cómo hacerlo.

Ahora bien, que no sepas cómo hacerlo no quiere decir que no se pueda lograr.

Al fin y al cabo la motivación es el resultado que obtienes cuando realizas una serie de actividades o rutinas que te llevan a ese estado. La gran noticia es que tu motivación depende de ti.

Tu motivación depende de ti

Sí, como tal cuál lo estás leyendo. Tu motivación depende única y exclusivamente de ti, ¿por qué?

Porque los hechos que se presentan en tu día a día son los que son y tú decides que poder les das para que te desmotiven.

Te voy a explicar esto con un ejemplo:

Imagina que te levantas un día llena de energía y motivación. Empiezas tu rutina matinal, desayunas y comienzas a trabajar.

Tienes tu día organizado y preparado, todo listo para que sea un día exitoso.

De repente, tu teléfono móvil suena.

Lo coges y era un posible cliente al que habías enviado un presupuesto. Te llama para decirte que finalmente no va a contratar tus servicios.

Hasta ahí todo bien, cuelgas el teléfono y cuando vas a continuar con tu día no dejas de quitarte esa llamada de la cabeza. Sientes un nudo en el estómago y la alegría que tenías ha desaparecido por completo.

Tienes una sensación de vacío y empiezas a lanzarte preguntas como:

“¿Y si mi proyecto no le interesa a nadie?”

“¿Y su estoy perdiendo el tiempo?”

Ya no tienes ganas de continuar con tu trabajo, es como si te sintieras derrotada y vencida.

¿Qué ha ocurrido? ¿Tu motivación ha desaparecido?

¡Claro que no! Tu motivación sigue estando ahí, lo que ha ocurrido es que la interpretación que le estás dando a ese no te ha hecho creer que ya no tienes motivación.

Pero…

¿Qué pasa si le hubieras dado una interpretación diferente?

¿Qué pasa si en lugar de verlo como un rechazo lo ves como un reto más?

¿Qué pasa si buscas el aprendizaje que te ha dado ese no?

Si hubieras cambiado el enfoque, es decir, tus pensamientos, tus sentimientos sería otros.

Por tanto, cuando quiero decir que tu motivación depende de ti, me refiero a que depende de la interpretación que le des a los hechos que te ocurren, tienes el poder de elegir tu respuesta ante esa situación. Hay una frase que viene muy bien para explicar esto:

“Nadie puede herirte sin tu consentimiento”

Eleanor Roosevelt

Tú decides a qué o a quién le das el consentimiento de herirte o lo que es lo mismo, de desmotivarte.

Desconexión

3 Cosas que puedes hacer para motivarte

Cuando te des cuenta de que una situación te ha quitado la motivación, estas son 3 de las cosas que puedes hacer para volver a motivarte.

✅ Sal a dar un paseo

No te quedes anclada a la situación o a esa emoción negativa, déjala ir. Salir a dar un paseo y respirar aire fresco va a ayudarte a cambiar la perspectiva que estás teniendo de la situación y, sobre todo, te va a ayudar a poner distancia entre el problema y tú.

✅ Agradece

En el momento de la desmotivación, como decíamos antes, lo vemos todo negro porque nuestro enfoque está en lo negativo.

Sin embargo, si cambiamos el enfoque y empezamos a ver lo positivo, la realidad que tenemos es otra.

En esos momentos de oscuridad empieza a agradecer por todo lo bueno que tienes en tu vida, por lo que sí has conseguido y no te quedes anclada en lo que no.

✅ Realiza alguno de tus hobbies

Todos tenemos actividades que nos quitan el estrés y nos suben el ánimo. Cuando te sientas desmotivada, saca la fuerza necesaria para realizar aquella actividad con la que más disfrutas.

En mi caso es nadar, cuando me siento desmotivada cojo y mochila y me voy a la piscina a nadar, hacer largos me quita cualquier preocupación, ¿cuál es tu actividad?

Estas son solo 3 actividades que puedes hacer en los momentos de desmotivación pero por supuesto hay muchas más.

¡Cuéntame en los comentarios qué haces tú para motivarte!

Otros contenidos seleccionados para ti

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba