¿Cómo te comerías un elefante?

Esta es una de las preguntas más productivas que podría hacerte, pues en la respuesta a esta pregunta está la clave.

Es posible que ahora te preguntes, ¿qué tendrá que ver la productividad con un elefante? No te preocupes, cuando leas este artículo no vas a tener ninguna duda de la relación que tienen ambos conceptos.

Lo quiero compartir contigo en el día de hoy marcó un antes y un después en mi vida, me ayudó no solo a ser más productiva sino que también me permitió reducir el agobio y estrés que tenía cuando tenía un objetivo aparentemente grande que conseguir.

¿Qué relación tiene un elefante con la productividad?

Cuando realizo sesiones de coaching o consultoría con mis clientas, lo primero que hacemos es definir muy bien el objetivo que quiere conseguir. Es muy importante que tengamos un objetivo SMART para poder crear un buen plan de acción.

Una vez que tenemos el objetivo definido, es el momento de dividirlo en partes. Para explicarte este apartado, voy a compartir una metáfora muy utilizada en el mundo del coaching:

Imagina que te encuentras perdido en la Sabana Africana; llevas días sin comer nada, te sientes débil y sin fuerzas. Intentando buscar ayuda topas con un elefante.

Tienes delante de ti un animal que mide prácticamente el doble que tú y pesa unos 5.000 kg. Sabes que la única opción que tienes para sobrevivir es comerte ese elefante.

¿Cómo te comerías el elefante? ¿Por dónde empiezas? ¿Qué partes puedes comerte?

La realidad es que surgen muchas dudas y parece algo imposible de digerir; pero, si troceas el elefante y te lo comes por partes, empiezas a ver que poco a poco te encuentras partes más pequeñas, lo cual te permite avanzar hacia tu objetivo: comerte ese elefante para sobrevivir.

¿Qué relación tiene este ejemplo con la productividad? Mucha.

Cada objetivo SMART que tienes es para ti un elefante en estos momentos. Tienes delante de ti algo que no sabes por dónde empezar a digerirlo, Sabes con certeza la meta; pero al igual que ocurría en el ejemplo anterior, te estás preguntando lo siguiente:

“¿Cómo puedo conseguir mi objetivo? ¿Por dónde empiezo? ¿Qué partes me acercan a mi objetivo?”

Ahora vamos a dar respuesta a todas estas preguntas. En este punto lo que vamos a hacer es dividir nuestro elefante (objetivo) en partes. Para ello, debes responder a la siguiente pregunta: ¿Qué proyectos necesito llevar a cabo para conseguir mi objetivo?

Te pongo un ejemplo, imagina que tu objetivo SMART es correr una maratón en un año, ¿cómo te preparas para que cuando llegue el año consigas correr una maratón? Dividiéndolo en partes; en otras palabras, dando respuesta a la siguiente pregunta: ¿qué proyectos necesitas llevar a cabo para conseguir tu objetivo?

Podríamos decir, por ejemplo, que serían estos 5 proyectos:

  • Preparación física: entrenamiento de fuerza y correr de forma progresiva durante ese año.
  • Correr media maratón primero.
  • Cuidar alimentación.
  • Contratar un entrenador o persona que te guíe.
  • Contar con el equipamiento adecuado.

Como estás viendo, conseguir este objetivo no se trata solo de desearlo y quedarse sentado a que llegue. Para conseguir este y el objetivo que sea necesitas preparar el terreno y crear una estrategia.

¿Cómo puedes hacerlo?

Sigue leyendo porque te lo cuento a continuación.

Cómo dividir tu objetivo en partes

Como has leído unas líneas atrás, lo primero que debes hacer es dividir ese objetivo en proyectos. Has de conseguir identificar cuáles son las partes que debes tener en cuenta para que consigas tu objetivo.

Una vez que tengas las partes identificadas, debes anotar cuáles son las actividades o tareas que debes realizar para conseguir cada proyecto, es decir, debes dividir aún más tu objetivo para que puedas ir identificando qué partes concretas vas a ejecutar a la hora de realizar tu planificación.

Para que veas de una forma visual lo que pretendo que entiendas, observa el siguiente diagrama jerárquico:

 En definitiva, la idea es que cada objetivo se divide en proyectos, y en cada proyecto, hay que realizar diferentes tareas para poder conseguir el resultado final.

Te pongo otro ejemplo: imagina que tu objetivo profesional es facturar en un año el doble de lo que facturas ahora con tu empresa. Para lograrlo, tienes que hacer frente a los 2 siguientes proyectos:

  • Añadir o modificar los productos que ofreces.
  • Invertir en publicidad para conseguir llegar a más personas.

Ahora bien, teniendo en cuenta estos dos proyectos hipotéticos, es hora de poner las posibles tareas que deberías realizar en cada uno de ellos.

➡️ Proyecto 1: Añadir o modificar los productos que ofreces. Las tareas necesarias para llevarlo a cabo son:

  • Analizar los productos actuales.
  • Realizar nuevo estudio de mercado para encontrar nuevas formas de satisfacer las necesidades de los clientes.
  • Realizar las modificaciones necesarias en los productos actuales.
  • Buscar nuevos productos que cubran las necesidades de los clientes.
  • Testear la viabilidad de los nuevos productos.
  • Lanzar al mercado los productos que sean viables.
  • Medir los resultados de los nuevos lanzamientos.

➡️ Proyecto 2: Invertir en publicidad para conseguir llegar a más personas. Las tareas necesarias para llevarlo a cabo son:

  • Definir muy bien el público objetivo al que se quiere llegar.
  • Contratar a una persona que cree la estrategia de marketing que se va a utilizar.
  • Crear una oferta irresistible para promocionar.
  • Elegir los medios más adecuados en los que se va a promocionar la empresa.
  • Crear un sistema para analizar los datos de la efectividad de la estrategia.
  • Analizar los datos de la estrategia de marketing utilizada.
  • Tomar decisiones en base a la información obtenida.

Como he dicho antes, este es un ejemplo hipotético; no tiene por qué ser tu objetivo y tampoco tienen por qué ser los proyectos ni las tareas a las que tengas que enfrentarte. Y, puesto que el propósito de este artículo es que pongas en práctica todo lo que estás aprendiendo, es el momento de pasar a la acción y que definas todas las tareas que tienes que atender para que tus proyectos salgan adelante.

⚠️ RECUERDA: ¡Conocimiento es saberlo y sabiduría es aplicarlo!

¡Nos vemos en los comentarios!

Otros contenidos seleccionados para ti

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba